Sign in or Join FriendFeed
FriendFeed is the easiest way to share online. Learn more »
Diario de Cuba
Duanel Díaz Infante Lewisburg, Pensilvania Hay pocas noticias de los tres meses que Ernesto Guevara pasó de incógnito en Praga en 1966. A la manera de Bulgakov, podría imaginarse una conversación entre él y el Diablo, mientras recorren esas calles antiguas. Crónicas y apuntes de viaje sobre la Cuba de los sesenta documentan un hecho curioso: el que, a causa del relativo aislamiento internacional del país, los viajeros pasaran casi siempre por Praga antes o después de visitar la isla caribeña contribuyó no poco al contraste entre la Revolución cubana y el "socialismo que venía del frío". En el imaginario de los turistas revolucionarios, la mágica no es Praga, sino Cuba; la ciudad bohemia representa a la vez la melancolía de la vieja Europa y el socialismo burocrático de las democracias populares, todo eso frente a lo cual resplandecía la Revolución Cubana. Cuando Cortázar regresó de su viaje a la Isla en 1964, "en Praga había 16 bajo cero"; en una carta a Antón Arrufat el escritor... - Diario de Cuba